Un restaurante en Valdemorillo para cuidar los sentidos

Para los que no me conocéis (otros lleváis muchos años siguiendo mi historia) tanto mi marido como yo somos unos gran apasionados de la cocina (bueno mejor dicho, de comer bien) y quería haceros participes de nuestro último gran descubrimiento. ¡Y en nuestro pueblo adoptivo! Nuestra perdición vaya, pero bienvenida sea.

Como amante deco que soy intuía que algo bueno iba a suceder e iba a ser un sitio para fotografiar y compartir con todas vosotras.

Vision general restaurante "La casa de Manolo Franco"

Decoración y estilo

Tras una cristalera y una pesada puerta de hierro se esconde el lugar donde decoración y sabor maridan a la perfección. No sé si a vosotras os pasa, pero en mí el apetito empieza a abrirse con una buena decoración.

Al entrar nos sorprende un espacio bien decorado y acorde a las últimas tendencias (No pude resistirme a fotografiar uno de los tapices de pared que hago a mano). Marcado por un decorado Mid Century encontramos mesas de madera con preciosas sillas doradas de terciopelo rosa y azul, sofás de capitoné, lámparas de diseño industriales del s. XX y una agradable distribución para que cada comensal se sienta como en su casa.

Tapiz de pared personalizado y hecho a mano con macramé

Por algo será que se llama La Casa de Manolo Franco.

En cada rincón tienen detalles que resaltan sus raíces y a la entrada hay una gran pared para desvelar que la cocina les viene de antaño, ¡¡¡esta entera forrada con libros de recetas!!! que han ido manteniendo y guardando en la familia.

Pared repleta libros de cocina

Desde el fondo la luz entra sin rubor a través de un gran ventanal de hierro y vidrio repartido que a mí me recuerda a las antiguas fábricas industriales y tan de moda están ahora. Cerca de esté podréis encontrar un mapamundi con noticias deportivas escritas por Manuel, que antes de embarcarse en esta aventura fue un reconocido periodista deportivo y decidió colgar el “habito” por el delantal para tomar las riendas de un negocio familiar abierto desde 1.969

Un vinilo de mapamundi con noticias deportivas reales geolocalizadas

Aprovechar a preguntarle por las piezas restauradas y su historia propia como este recibidor a pie de cocina.

Personalmente me encanta conocer el relato de los sitios que voy visitando y esta es una historia que viene de lejos, cuando el padre de quién dirige ahora este restaurante se embarcó en la aventura vital de lucha para conseguir sus objetivos, tener su casa frente a la antigua fuente del caño y hacer de su restaurante un lugar de referencia en la sierra madrileña.

Un restaurante como he dicho al principio bien decorado, con gusto, de líneas puras y rectas que deja entrever en cada rincón detalles para jugar con los ambientes y que predispone de manera acertada a lo más importante, el placer del paladar. No os extrañe si mañana aparece con alguna estrella de la firma de neumáticos.

Cocina y menú degustación

Como no podía ser menos, cocina transparente donde podrás ver como manipulan y emplatan auténticos manjares. Se ve la mercancía fresca y del día. Un mimo por la preparación que se aprecia al probar cada plato.

Merluza fresca del dia en el Restaurante "La casa de Manolo Franco"

Nosotros probamos el menú degustación con 3 entrantes, 3 primeros y 2 segundos realmente deliciosos.

Lo que más me llamó la atención fue tomar un chocolate con churros a las 2 del mediodía y no os quiero desvelar más secretos, pero creo que para una de Burgos y uno de Madrid este plato es lo más parecido al matrimonio. ¡¡Probarlo y me contáis!!

Y los 2 segundos realmente deliciosos.

  • Merluza de pincho del Cantábrico con puerro a la brasa y emulsión de tomillo que se deshacía en la boca.

Sobre la carne, que contaros, teniendo la Sierra de Guadarrama a un paso no podía ser otra cosa.

  • Lingote de cordero lechal de la comarca (Sierra de Guadarrama), patata soufflé y mil de lavanda de Valdemorillo.

Si os digo que me costó más masticar mi primer “Bollicao” que este plato no os engaño.

Como dicen en alguna película, me encanta cuando los planes salen bien.

Y para cerrar, una degustación de 3 postres (porque hacían un concurso para elegir el mejor). Estaban todos riquísimos pero si tuviera que elegir algo, sería la tarta de queso. Por fin una tarta que de verdad sabe a queso sin que parezca que estas en los entremeses J. Otro secreto que no voy a desvelar, de eso os encargáis vosotros al probarlo.

manga pastelera para realizar postre chocolate

Otras opciones

Para los más carnívoros sé que tienen parrilla pero no puedo hablaros mucho, no fue nuestra elección.

Aunque Sierra de Guadarrama, carne, lavanda, Valdemorillo…todo cuadra.

Si la probáis encantada estaré de conocer vuestras recomendaciones y opiniones.

Y poco más queda por contaros de este entrañable y buen restaurante de Valdemorillo. Fue una muy buena experiencia y totalmente recomendable. No queda muy lejos de Madrid y para los amantes de las excursiones o residentes de la zona se lo recomiendo totalmente.

Logotipo "La Casa de Manolo Franco"

Por cierto, para los amantes de la música los viernes tienen música en directo, un añadido para deleitar cuanto más sentidos mejor. Y ya van unos cuantos…

Espero que os sirva y tengáis la misma experiencia que nosotros. Un placer para los sentidos en Valdemorillo.

Si vais decir que habéis conocido el restaurante a través de FRUTO SAMORE y tendréis un 20% de descuento.

No os olvidéis de contarme que tal os fue, si os gusto tanto como a mí, que os pareció lo mejor… me encanta saber de vosotros y conocernos un poco mas.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *