DIY: Puf con tela étnica

Hola bombones, como lleváis el ecuador de la semana? yo deseando que llegue el viernes…. no puedo estar mas cansada….. pero estoy feliz muy feliz de tener tanto trabajo que no me permita parar ni un segundo 😉

Hoy os cuento que ya hemos terminado con la reforma de el jardín, pero os voy a ir enseñando poquito a poquito para no aburriros con un post suuuuper largo. Y diréis, pues a buenas horas acabáis el jardín! jajajaja cuando ya esta acabando el buen tiempo……… y no os falta razón, pero he de deciros que no, que ahora es cuando mas lo estamos disfrutando, en verano tan sólo lo usábamos para algún desayuno a primerísima y hasta que no caía el sol era imposible volver por ahí… pero ahora estamos desde primera hora hasta que cae bien la noche. Todo es cuestión de tener una manga un poco mas larga y una buena mantita. Lo malo de Madrid es calor insoportable en verano, pero lo bueno y por suerte que hasta finales de octubre nos permite disfrutar de la terraza y el jardín que junto con primavera creo que es la mejor época.

Para empezar os quiero enseñar la zona de descanso o relax, una zona en la que principalmente hay un sofa, dos sillas y un puf a modo de mesa que os voy a enseñar hoy como hacer.

Necesitaremos, espuma, un palet pequeño, tela étnica o kilim, tiras de piel, hebillas, velcro y pegamento textil. La tela, el velcro y las hebillas son de Almacenes Cobian, la espuma la podéis encontrar en packs de 4 en Leroy Merlin, yo he necesitado 5 bloques para alcanzar el grosor deseado, la piel en cualquier curtiduria y el palet lo teníamos de material que compramos para el jardín, pero seguro que en cualquier obra os regalan uno! 😉

Empezamos creando una especie de bolsa que cubra bien todos los bloques de espuma e hilvanamos las uniones así como los bordes.

Crearemos una especie de tapa para cerrar un lateral de nuestra «bolsa o saco» que fijaremos con pegamento textil para después coser mas fácilmente a máquina.

La otra cara del puf es la que usaremos para meter y sacar el relleno de espuma cuando haga falta lavar la tela, el cierre lo haremos con una tira de velcro. Primero colocaremos una tira de velcro al final de la tela con alfileres y coseremos con la máquina de coser. Seguidamente pondremos la otra cara del velcro en la base del puf para crear nuestra tapa.

Con la bolsa del puf cosida en su totalidad sólo nos queda fijar el cojín a el palet. Para ello usaremos unas tiras de piel que ademas de unir las dos piezas le darán un toque muy bonito a el conjunto.

Al terminarlo me di cuenta de las posibilidades que tenía debido a la espuma que había escogido, que al ser en bloques es super estable y sirve de mesita central. Como podeis ver en las fotos es ideal para un desayuno bonito, como asiento o reposa pies. Con que opción os quedáis??

Ah y con la tela que me sobró me hice un plaid decorando los bordes con una tira de madroño negro.

Que os parece el resultado de esta zona de descanso? El sofá es una pasada que ya os enseñaré mejor porque tiene capota para cubrirte del sol y se convierte en dos sofas con una mesita en su interior, las sillas son las Acapulco que tanto hemos visto este verano, también de Leroy Merlin y la alfombra es de Pimkie Home.

La pared si os acordáis era de verja con una maya marrón horrible y la hemos cubierto con otra maya pero de plastico blanca, hemos puesto unas cuantas plantas y un poco de canto rodado, la apariencia es totalmente distinta. Pero las fotos del antes y después las tendréis en otro post 😉

Como veis le he dado también mi toque a la pared con un tapiz de macramé hecho con yute para que aguante en exterior, también he guardado los cojines tropicales que hice en este post, ya que lo veo mas indicado para verano y el toque boho y kilim pega mucho más con esta época del año.

Espero que os este gustando el resultado final, que con tiempo y mucho esfuerzo estamos consiguiendo dejarlo a nuestro gusto.

Un besazo enorme y muuucha inspiración!

 

 

 

 

Entradas recomendadas

2 Comentarios

  1. Me encanta porque es el ejemplo claro de que cambiando los textiles puedes adaptar una decoración a la estación del año que llega. Este kilim es más otoñal sin dejar de aportar la nota de color y alegría al conjunto. Fenomenal!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *